Archivo mensual: diciembre 2011

El despiece del ICS – 10 motivos para decir NO!

1. Hasta la aprobación de la ley de la reforma del ICS del 2007, esta entidad tenia el problema de la falta de instrumentos de gestión que la hiciesen más eficiente:

  • Tenia las limitaciones de un presupuesto administrativo
  • La gestión de personal con criterios funcionariales
  • la falta de autonomia de gestion territorial, de servicios y de los profesionales con una dirección centralizada y poca gobernanza democrática

La ley 8/2007 del Parlament de Catalunya tiene la vocación y capacidad para arreglar este problema pero curiosamente esta ley no se ha acabado de desarrollar y ahora nos proponen reformar el ICS como empresa pública y dividirla, de entrada, en más de 24 empresas.

2. El despiece del ICS, reivindicación historica de la patronal privada del sector sanitario, será el principio del desmoronamiento de los principales valores de nuestro sistema sanitario público

  • De su nivel de equidad, superior a muchos otros de los países de nuestro entorno
  • Su calidad y eficiencia, superiores a muchos otros
  • El modelo de Sistema Nacional de Salud integral muy superior en resultados de salud y en valores a un modelo de aseguramientos.
  • Su carácter público y no haciendo de salud y enfermedad un negocio

3. El despiece es contrario a los principios de integración e integralidad prioritarios según la Ley General de Sanidad, la Ley de Ordenación Sanitaria de Catalunya y de las evidencias cientificas, para una politica de mejora de la Salud de las personas

4. Las mentiras que se escriben o se dicen nos reafirman la NO-bondad de la operación de desmantelamiento.

Primera falsedad: se escribe (1) que el ICS con la Llei 8/2007 tiene una rigidez que dificulta su adaptación. Por este motivo se dice que se está cambiando en el Parlament la ley 8/2007. La experiencia de lo que se ha hecho en el ICS a partir de la ley, de lo que se había podido decidir y no se ha decidido, demuestra la falsedad de esta afirmación (2)

5. Segunda falsedad escrita:

La alta dirección del ICS y del Departament de Salut ha dispuesto de unos escritos que explicitan que se quiere incorporar capital privado con ánimo de lucro en empresas del ICS, escritos que se han utilizado para modificar la ley del ICS (mediante la ley Ómnibus) y, simultáneamente, se han negado dichas intenciones. En paralelo, el director-gerente ha escrito a todo el personal que con la “reformulación” sólo se pretende hacer un despliegue de la Ley 8/2007 (3) cuando en el Parlament ya estaba la propuesta de cambio de ley.

6. El despiece y el cambio en la Ley del ICS para poder ofrecer atención privada facilitará un sistema de aseguramiento:

  1. Donde se pueda dar trato preferente a pacientes privados
  2. Desdel ICS se fomente un sistema dual: una sanidad pública para la mayoría de la población (similar a la antigua beneficencia) pero con una calidad superior en los servicios (menos listas de espera, confort en la hospitalización, etc.) para las rentas más altas.
  3. Está claro que un objetivo real es la introducción no sólo del ánimo de lucro empresarial, sino también el ánimo de lucro en la acción de los profesionales sanitarios. Se quiere impulsar un modelo de profesionales con retribución de riesgo, incluído el económico. Riesgo, no es función del cumplimiento de objetivos sino es función del diferencial ingresos-costes (4).

7. Hay evidencias de falsedades argumentales cuando se dice que los profesionales quieren autogestión.

Investigadas las preferencias de autogestión (EBAs) o de autonomía de gestión, los profesionales de AP del ICS han mostrado (2009) muy mayoritariamente preferencia por la autonomía de gestión y sólo en EAP de barrios de rentas altas preferencia por autogestión. Nosotros decimos SI a más descentralización y autonomía de gestión en el territorio, de los servicios y de profesionales, y NO a la autogestión con personalidad jurídica que permite entrar a la iniciativa privada en el sistema público.

8. El despiece empresarial en sanidad es contrario a eficiencia y estabilidad

Se da el argumento de que la gran dimensión del ICS lo hace muy difícil de gobernar y gestionar. Es un criterio contrario a la tendencia de fusión de empresas, no reñida con una mayor autonomia de gestión, y a las recomendaciones de sus líderes (5). En otros sectores, cuando se quiere eficiencia y estabilidad, las empresas se fusionan, en cambio se crean “grupos empresariales! cuando se quiere hacer ingenieria financiera para pagar menos impuestos o para tener facilidad de deshacerse de partes del grupo.

9. Hay evidencia de que el minifundismo empresarial en la sanidad catalana concertada ha sido negativo para la reduccón de costes del conjunto del sistema

  1. Ha frenado mucho y de forma tan negativa como explícitamente intencionada la posibilidad de sinergias (unificación de compras, sistemas de información, logística)
  2. Ha generado presión para, con más costes, disponer de más financiación y poder social
  3. Ha frenado la transparencia, incluso de forma perversa, con el objetivo de esconder donde había costes injustificados y sobrefinanciación publica, de lo que se han beneficiado sus responsables (económicamente o con más poder social)
  4. Se ha aplicado la lógica de los mercados: competir para tener una mejor posición en el mercado pero aliarse para que el mismo sea más grande. En este caso “mercado” más grande quiere decir más costes a financiar públicamente o de forma privada.

10. Se da un argumento que ahora podría ser contrario al motivo de la reciente reforma de la Constitución:

El despiece es para crear diversas empresas sanitarias que tengan libertad para el endeudamiento público utilizando la ordenación jurídica privada.

Documento completo (català), aquí.

Centre d’Anàlisi i Programes Sanitaris (CAPS) 
Barcelona, 15-12-2011


Anuncios

Situación Sanitaria Española, respecto al resto de la OCDE

Artículo extraido de Diario médico.com del 15/12/2011
 
 

La OCDE describe minuciosamente en su último informe la situación sanitaria mundial, atendiendo a parámetros como esperanza y calidad de vida, número de profesionales de la sanidad, acceso a la asistencia y financiación y gasto sanitario. España apenas destaca y en comparación con sus colegas europeos aguanta el tipo aunque sigue por detrás de los países que se consideran una referencia. El gasto per capita dedicado a la salud está por debajo de la media, lo que condiciona su realidad.

En líneas generales, España está, para mejor o para peor, cercana a la media de los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el desarrollo Económico) en cuanto a indicadores de la salud se refiere (una media que, por cierto, surge entre grandes diferencias). En su informe Health at a glance 2011, el organismo hace un repaso pormenorizado de la situación sanitaria a escala mundial.

Por partes. Lo primero que se destaca es la esperanza de vida. Es, quizá, el indicador sanitario más conocido, pero también el más engañoso porque no es indicativo, como sí lo es la esperanza de vida libre de discapacidad y cronicidad, de una buena salud. En todo caso, España (81,8 años) está por encima de la media de la OCDE (79, 5).

Con respecto a uno de las llamadas epidemias del siglo XXI, la obesidad, un 16 por ciento de la población queda englobada en este término. Los datos no son malos y están por debajo de la media (un 16,9 en la OCDE) y muy por debajo de los números de Estados Unidos, que muestra un porcentaje de población obesa del 34 por ciento. Parece que los estadounidenses no se dan cuenta de su problema, ya que encabezan la lista de países con mejor percepción de su salud.

Tabaco y alcohol
Turno de los vicios. En 2009 (antes de la entrada de la última ley antitabaco), el 26 por ciento de población española fumaba (ahora el porcentaje es menor; de hecho, lleva diez años descendiendo). Con respecto al alcohol, en España cada persona consume, de media, diez litros al año, algo por encima de la media.

  • El gasto medio ‘per capita’ en salud es algo menor en España en comparación con la media mundial, aunque en gasto farmacéutico sucede lo contrario

El número de profesionales sí es un buen indicador sanitario. España tiene más médicos por cada mil habitantes que la media (3,5 y 3,1, respectivamente), aunque ésta se deriva de unas cifras con tantos altibajos como un electrocardiograma; la diferencia es sangrante entre los casi seis médicos por mil habitantes en Grecia, los 0,7 en la India y los 0,2 en Indonesia. En el caso de la enfermería, en España el ratio de profesionales por cada médico es bastante menor a la media (1,4 y 2,8). Aquí también hay muchas diferencias; Irlanda tiene cinco enfermeros por cada médico y Chile sólo medio.

Médicos hay, pero ¿acudimos a ellos? La media de visitas al profesional sanitario está en la OCDE en 6,5 por persona y año. España, de nuevo, supera estos números y llega a las 7,5. Japoneses y coreanos lideran la lista con holgura (13,2 y 13 visitas), mientras que en Chile, de nuevo un mal ejemplo, sólo se acude al médico 1,8 veces al año.

El paciente ya está atendido. ¿Y si hace falta hospitalizar? En número de camas por cada mil habitantes España está por debajo de la media, con 3,2 frente a las 4,9 en la OCDE, pero en un nivel muy similar al de Estados Unidos y el Reino Unido. Japón da la de cal con 13,7 camas, e India e Indonesia la de arena: no llegan a una.

Necesidades no cubiertas
En ocasiones, el paciente no puede hacer uso del sistema por razones económicas, por esperas o por desplazamientos; en relación a las necesidades sanitarias no cubiertas España muestra muy buenos resultados. Los españoles con muchos ingresos no tienen dificultad alguna de acceso, mientras que los que cuentan con ingresos bajos no se ven excesivamente comprometidos. Llaman la atención los datos de Grecia, Italia y Polonia, que sí muestran graves problemas de acceso.

  • España tiene más médicos por cada mil habitantes que la media de la OCDE (3,5 frente a 3,1), aunque dispone de menos camas en los hospitales

En demoras para atención especializada el informe no cita datos de España (según el Ministerio de Sanidad, a finales de 2010 la espera media era de 59 días) y sitúa al Reino Unido, Francia, Canadá y Australia con esperas de más de cuatro semanas en uno de cada dos pacientes. Con respecto a la demora quirúrgica (En España la espera media era de 61 días a finales de 2010), Francia mejora ostensiblemente, pero Reino Unido repite en lo negativo con demoras de más de cuatro meses en un 40 por ciento de casos.

Dinero para la salud
No podía faltar el dinero en el informe. El gasto medio per capita en salud es de 2.470 euros en la OCDE y de 2.343 en España; en ambos casos, tres cuartas partes provienen del sector público. En este apartado hay datos tan duros como la diferencia entre Estados Unidos (6.082 euros per capita para la sanidad) e Indonesia (poco más de 75). Con respecto al gasto farmacéutico per capita en relación al PIB, España supera la media de la OCDE (un 1,6 y un 1,5 del PIB, respectivamente).

En relación al gasto público en cuidados de larga duración (crónicos), España está muy por debajo de la media (0,65 por ciento del PIB frente al 1,39 de la OCDE). Pero se ponen soluciones: en la última década España muestra un aumento del 22 por ciento anual en el crecimiento de gasto público para crónicos, sólo superado por Corea (58 por ciento) y por encima de los países europeos, que rondan el 2-5 por ciento. Es lo que tiene partir desde muy abajo.

Nueve meses de travesía por el desierto de los recortes

Hace ya, más de 9 meses, (sin olvidar la bajada del 5% en los salarios de los empleados públicos del año anterior) que se empezaron a escuchar voces de recortes en el sector público, pero especialmente alarmantes eran aquellas que iban dirigidas a educación y sobre todo sanidad. La crisis ahogaba el país, el paro seguía su alarmante crecimiento desde la explosión de la burbuja inmobiliaria, la deuda crecía, el déficit aumentaba, la prima de riesgo era alarmante.

Una vez recuperó la Generalitat, el govern de CIU tardó poco en darse cuenta que se encontraba en el escenario ideal para llevar a cabo, aquello, que durante tantos años había intentado y en ocasiones conseguido. Presentar como inevitables los recortes, privatizaciones y copagos. Utilizando, como no, a los medios de comunicación, que una vez más,  defendían el discurso del gobierno de turno, haciendo que calara rápidamente en un amplio sector de la población haciéndola creer que no había alternativa alguna. Y digo que tardó poco, porque todas estas medidas de ajuste las propuso una vez estuvo en el poder, en ningún punto de su programa electoral se mencionaban lo recortes tan salvajes que después aplicaría. Algo digno de ser analizado, es como han conseguido mantener e incluso aumentar el número de votantes en los dos plebiscitos posteriores, pero ese es otro tema, de la salud mental de los catalanes hablaremos otro día.

Bien, los  Mass Media hacían caso omiso de voces realmente autorizadas, de catedráticos, economistas, politólogos que proponían alternativas, que defendían los servicios públicos, que tenían un discurso crítico con las medidas de austeridad marcadas por los mercados financieros, (esos grandes desconocidos) y ejecutadas por los politicuchos.  También ignoraban a aquellas voces de un sector de la población que allá por Marzo empezamos también a quejarnos, reivindicar nuestros derechos y a mostrarnos críticos con las medidas presentadas.

Recuerdo nuestros comienzos, con nostalgia ya, añorando (solo en parte) la inocencia con la que desplegábamos nuestras armas. Desde los miércoles reivindicativos, cortando todas las grandes vías de la ciudad. Sí, en aquel tiempo conseguimos, no sé todavía como, realizar acciones conjuntamente entre algunos de los grandes hospitales de Barcelona. Vall d’Hebron cortaba Ronda de Dalt, Hospital del Mar cortábamos Ronda del Litoral, Bellvitge, hacía lo propio con la entrada a Barcelona…Todos al unísono, los miércoles a la 13:00h. Consiguiendo hacer visibles nuestras quejas, mediante el pequeño-gran caos circulatorio que se pudiera generar.

Los sindicatos, por su parte, en un principio se mostraron inflexibles y se levantaron de la mesa de negociación.  Teatro? No lo sé, espero que no. Pero en cuanto el govern de CIU, decidió utilizar el divide y vencerás, todo se desmoronó. Me explico, Boi Ruiz decidió que cada centro decidiera las medidas a tomar para reducir en un 10% su presupuesto. Cada centro empezó a librar sus diferentes luchas, en función de su situación particular. Nos jodieron. Los diferentes C.E. empezaron a negociar y a aceptar chantajes , con una amplia variedad de resultados. Pero los recortes, Ere’s y cierres se fueron aplicando mayoritariamente con el consentimiento, aprobación, complicidad y firma de los diferentes Comités de Empresa. Recortes Sociales, no baladís, aceptados e incluso en ocasiones brindados por los sindicatos, aquellas organizaciones que antaño luchaban por conseguir, por defender aquello que hoy  destrozan. En lugar de agarrarse al discurso alternativo de economistas de izquierdas, sin dudas, sin titubeos, con rotundidad y firmeza, sin moverse un ápice de postura inicial, todos a una, se tambalearon a la mínima y cedieron cayendo vencidos.

En cuanto a los trabajadores más movilizados y críticos con los recortes, estos ya han empezado a ser perseguidos y castigados por sus empresas. Desde inclusiones en Eres, hasta reducciones de contratos, moobing…

Hay dinero! Y tanto que hay dinero, lo que ocurre es que este está peor repartido que nunca. Las diferencias entre clases sociales son enormes y con medidas de austeridad, recortes y privatizaciones de servicios públicos, estas no hacen más que acentuarse y crecer. Como es posible que mientras anunciaban que había que apretarse el cinturón (y a la vez había que bajarse los pantalones, complicado) y que habría que hacer recortes, se anunciara también la desaparición del impuesto de sucesiones.  Atentos a los datos facilitados por Vicenç  Navarro:

“Por ejemplo, en lugar de congelar las pensiones, que ha significado un ahorro al Estado de 1.200 millones de euros, el Estado podría haber mantenido el Impuesto del Patrimonio (con el cual se habría ingresado al Estado 2.100 millones de euros), o se podría haber anulado las rebajas que se han realizado a los impuestos de Sucesiones, que han beneficiado primordialmente a los sectores más pudientes de la población (2.552 millones) o se podrían haber revertido las bajadas de impuestos ocurridas en los últimos quince años a las personas que ingresan más de 120.000 euros al año (2.500 millones).

Otro ejemplo son los recortes a la sanidad pública, que intentan conseguir un ahorro de 6.000 millones de euros. Una cantidad semejante se podría haber conseguido anulando la bajada de Impuestos de Sociedades de las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año, y que representan sólo el 0,12% de todas las empresas en España. Con ello se habrían conseguido 5.300 millones de euros.

De una manera semejante en lugar de recortar 25.000 millones de euros en los servicios públicos del Estado del Bienestar, tanto a nivel central como autonómico, se podría haber corregido el fraude fiscal de las grandes fortunas, de la banca y de las grandes empresas, que representan el 71% de todo el fraude fiscal y que significa 44.000 millones de euros.

No es, pues, correcto ni cierto que no haya alternativas. Las hay. Recientemente se publicó la noticia en la prensa de que se desea recortar 600 millones de euros en los servicios de ayuda a las personas con dependencia. Se podrían haber conseguido 650 millones de euros para el Estado si se hubiera eliminado el subsidio del Estado a la Iglesia Católica para impartir religión en las escuelas públicas y eliminar las inversiones en equipamiento militar, programadas para estos años en piezas tales como los helicópteros “Tigre”.

Hacer una reforma fiscal profunda que corrija el enorme déficit de ingresos al Estado. España es el país de la UE-15 que tiene unos ingresos al Estado más bajos. Representan sólo el 32% del PIB. El promedio de la UE-15 es el 44%,  y en Suecia es el 52%. Y el hecho de que sea tan bajo no es porque la mayoría de la ciudadanía no pague sus impuestos. En realidad, las personas que están en nómina pagan unos impuestos semejantes  a los que están en nómina en la mayoría de países de la UE-15. En realidad, son ligeramente más bajos, pero la diferencia no es muy grande. Donde sí que es muy grande es en las aportaciones al Estado por parte de la grandes empresas, de la banca y de las grandes fortunas. El fraude fiscal de estos sectores representa el 72% de todo el fraude fiscal en España, según los técnicos de la Agencia Tributaria del Estado español. Y ello representa 44.000 millones de euros. Es más, si la política fiscal de España fuera como la de Suecia, y la participación de la mujer en el mercado de trabajo en España fuera la misma que en Suecia, el Estado español ingresaría 200.000 millones de euros más de los que ingresa. Con estos dineros se podría reducir el déficit y crear los cinco millones de puestos de trabajo que he citado anteriormente, corrigiendo a la vez el enorme déficit social de España”.

Bueno, aplastante, no? Entonces, una vez demostrado que hay dinero, solo hace falta voluntad, voluntad política para llevar a cabo estas acciones. Lo que sucede es que si Artur, Rajoy, o el político que sea aplicara todas las medidas que plantea Vicenç Navarro y muchos otros economistas críticos, estarían aplicando medidas que irían en contra de sus socios, colegas, amigos, primos, hermanos, cuñados… en contra de ellos mismos. Los de arriba, todos ellos son los de arriba y no se atacarán entre ellos, es más fácil ir a por los más débiles, a por los que menos tienen, a por las clases más desfavorecidas y con menos capacidad de defensa, a por los de abajo. A por nosotras.

Hay otros motivos por los que los de arriba no aceptan medidas alternativas a privatizaciones y recortes sociales. Quieren más y más, nunca tienen suficiente y la sanidad privada tiene un enorme potencial para generar ingresos. Pero vamos a aportar datos comparativos muy esclarecedores sobre eficiencia de servicios sanitarios públicos y privados. Veremos que son mucho peores los privados y al contrario de lo que se piensa habitualmente, más caros para las arcas públicas. Como decíamos, aplicando estas medidas privatizadoras, la sanidad en general se verá deteriorada, un sector de la población quedará desprovisto de atención sanitaria y el gasto público aumentará, afectando así a la amplia mayoría de la población pero beneficiando a ese 1% tan poderoso. Veamos esas cifras:

Otro  buen ejemplo que confirma lo dicho anteriormente, son los presupuestos de la Comunidad de Madrid de los años 2010 y 2011. En esta Comunidad el presupuesto/cama/año de los centros públicos fue de 277.375 euros frente a 434.686 de los centros de gestión privada o semiprivada, en 2010; en 2011, el presupuesto cama/año fue de 307.187 euros de los centros públicos frente a 485.970 euros de los privados y semiprivados, es decir 173.783 euros/año de sobrecoste (un 58,2% mas caros)

Otro discurso recurrente de los neoliberales catalanes es decir que las prestaciones sanitarias de nuestro país, no pueden ser las más completas de la UE, teniendo en cuenta que España no es precisamente de los que de más recursos dispone. Bien, correcto, el planteamiento parece lógico y coherente. Lo que callan, es que esas prestaciones sanitarias tan completas son ofrecidas a un menor precio de lo que lo hace la media de la UE, es decir, ofrecemos más y mejor por menos. Veamos:

La media de ingresos tributarios de los países de la UE(16) es del 40,2% del PIB, mientras que en España es tan solo del 32%, más de 8 puntos por debajo. Ello posiblemente ha sido causado por las políticas fiscales de los presidentes Aznar y Zapatero, que durante sus años de mandato, se dedicaron a reducir los impuestos a las personas con ingresos mayores a 300.000 € anuales. Se calcula que estos se han reducido durante estos años un 37%.

Así pues sabiendo que dinero hay, luchemos contra aquellos que defienden el discurso neoliberal de recortes y privatizaciones. Defendamos nuestras ideas pero no con demagogia, como ellos, si no con datos, con contundentes datos. Tenemos la razón y lo demostraremos!

Fuentes:

– Artículo de Vicenç Navarro publicado el 29 de Septiembre del 2011 en Público.es http://www.vnavarro.org/?p=6322

-Web Acción y Reacción. http://accionmasreaccion.files.wordpress.com/2011/10/contrainforme-al-model-de-privatitzacic3b3-de-la-sanitat1.pdf

Artículo de Marciano Sanchez Bayle el 12 de Diciembre de 2011 en Nuevatribuna.es

Centre de dades d’Analisi i Programes Sanitaris (CAPS)

– www.vnavarro.org